Descubriendo ‘mon juste milieu’ en Málaga: Un Equilibrio Perfecto entre Europa y Latinoamérica

Hace casi dos décadas que puse pie en Málaga, y en ese corto periodo de tiempo, experimenté la maravillosa sensación de descubrir un punto de equilibrio entre mis raíces europeas y latinoamericanas. Para mí, esta ciudad se ha convertido en mi «mon juste milieu«, el intermedio perfecto que combina lo mejor de ambos mundos.

De París a Málaga: Una Travesía en Busca de una Vida más Auténtica para mi Familia

Tras muchos años residiendo en la bulliciosa París, con un hijo pequeño a cuestas, la idea era proporcionarle una vida más acorde con la infancia que yo viví en mi tierra natal, Cartagena de Indias, Colombia. En Málaga, he encontrado un reflejo de esa atmósfera, donde la gente, gracias al cálido clima, disfruta de una vida activa en las calles, fomentando la interacción. Aquí, un simple «Buenos días» se acompaña generalmente de sonrisas que van de oreja a oreja, a diferencia del cerrado «Bonjour» que solía escuchar en París.

La gran diferencia radica en que, en Málaga, este ambiente acogedor viene acompañado de una sensación de seguridad palpable. El clima, casi perfecto con cerca de 300 días de sol al año, añade un toque especial a la experiencia. Pero más allá de las condiciones climáticas, es la cercanía de la gente lo que hace que reiniciar desde cero sea un proceso fácil y reconfortante. Málaga no solo me ha ofrecido un lugar para vivir, sino también un hogar donde el calor humano se fusiona con la calidez del sol que ilumina este rincón de Europa.

Desde la Búsqueda de Alquileres Veraniegos hasta el Nacimiento de Veronique Doynel-Maljean Inmobiliaria: Mi Viaje hacia el Emprendimiento en Málaga

Comencé esta travesía impulsada por el altruismo, atendiendo las solicitudes de familiares y amigos en busca de información sobre alquileres veraniegos, hoteles y lugares para visitar. La sugerencia de quien me arrendaba despertó mi interés en el sector inmobiliario, especialmente al notar la atractiva oferta de propiedades en primera línea de playa.

Intrigada por las posibilidades, me sumergí en el estudio de lo esencial y comencé a contactar a propietarios de inmuebles en venta. Con el tiempo, mi enfoque se consolidó al percatarme del potencial de este mercado. Gradualmente, compartí con mi círculo la noticia de que me embarcaba en la búsqueda de propiedades para clientes franceses, marcando el inicio de todo.

Además, colaboré con diversas empresas, adquiriendo valiosos conocimientos sobre el sector inmobiliario y la construcción. Finalmente, tras absorber experiencias, decidí dar el paso y establecer mi propio negocio, llevando mi nombre como estandarte. Y así es como nació Veronique Doynel-Maljean inmobiliaria.